Capitanes de Yate (I). Coordenadas Ecuatoriales Horarias

 

La entrada de la semana va dedicada a los futuros Capitanes de Yate. Esta será la primera de otras que tenemos preparadas en las que iremos desarrollando los conocimientos mínimos de astronomía náutica que debe manejar con soltura un Capitán de Yate. Esperamos que sirvan de guía tanto para nuestros alumnos de la Escuela de Navegación Principado de Asturias como para cualquiera que esté interesado en la materia.

 

No hay nada más gratificante para un marino que situarse en medio de la mar con la simple ayuda de un sextante, un reloj y un almanaque náutico. Para ello debe tener unos conocimientos mínimos de Astronomía Náutica, que no es otra cosa que la rama que estudia las posiciones aparentes de los astros para obtener con ellas la situación de nuestra embarcación.

 

¿Pero teniendo todos los medios electrónicos de navegación actuales es necesaria la astronomía náutica? Todo depende del grado de profesionalidad que quieras alcanzar y del deseo de conocimiento que tengas. Si quieres ser un auténtico marino con recursos deberías tener conocimientos de posicionamiento astronómico. Los aparatos que llevamos están muy bien, hay que saber usarlos pero sinceramente, en mi barco sólo me fío de mí mismo, lo demás son ayudas a la navegación.

 

 

Elementos más importantes de la Esfera celeste

Si observamos el firmamento una noche clara, al poco tiempo nos parecerá que los astros están todos a la misma distancia de nosotros y situados sobre una gran superficie esférica de radio indeterminado pero a su vez inmenso.  Esta superficie esférica, concéntrica con la Tierra y en la que están situados los astros se la denomina Esfera celeste. Cabe decir que esta apreciación es totalmente falsa, pero asumir que lo que estamos viendo es cierto nos servirá más adelante para situar nuestra embarcación en la mar.

 

 

Esfera celeste geocéntrica
Esfera celeste geocéntrica. Fuente: http://jrjohnson.net

 

 

Polos celestes.

Si prolongamos la línea de los polos o eje del mundo, esta cortará a la esfera celeste en dos puntos que denominaremos Polo Norte celeste y Polo Sur celeste.

 

En la práctica astronómica náutica hablaremos más frecuentemente de polo elevado y polo depreso. El polo elevado será el correspondiente a la latitud del observador y el polo depreso el opuesto. De esta forma, si estamos en un lugar de latitud sur, el polo elevado será el Polo Sur celeste y el depreso será el Norte. Como vemos es un pequeño cambio con respecto a la navegación costera que se estudia en el PER y Patrón de Yate.

 

 

Ecuador celeste

Si prolongamos el plano que contiene al Ecuador terrestre hasta cortar a la esfera celeste obtendremos en ella un círculo máximo perpendicular a la línea de los polos celestes que denominaremos Ecuador celeste.

 

 

Meridiano del lugar

Del mismo modo en que obtuvimos el Ecuador celeste, si prolongamos el plano que contiene el meridiano del lugar terrestre este cortará a la esfera celeste obteniendo el meridiano del lugar sobre la Esfera celeste.

 

El meridiano del lugar sobre la Esfera celeste será un círculo máximo que pasará por los Polos celestes, será perpendicular al Ecuador celeste y pasará por dos puntos importantes que trataremos en otra entrada, el Zenit y el Nadir.

 

Al igual que en la Tierra, se divide en meridiano superior y meridiano inferior. El primero pasará por los Polos y por el Zenit, y el inferior por los Polos y por el Nadir.

 

 

Meridiano de Greenwich

De la misma forma que obtuvimos el meridiano del lugar, obtendremos el meridiano de Greenwich sobre la Esfera celeste. Este meridiano es de suma importancia porque se utiliza  como origen para contar la Longitud y en Astronomía se utilizará para obtener datos sobre los diferentes astros.

 

 

Círculo horario

Los círculos horarios son círculos máximos de la esfera celeste que pasan por los Polos celestes y por tanto son perpendiculares al Ecuador celeste. Cada astro del firmamento tiene su propio círculo horario que pasa por su posición. Como vemos tanto el meridiano del lugar como el meridiano de Greenwich son también círculos horarios.

 

 

Paralelo de declinación

Son los círculos menores paralelos al Ecuador celeste.

 

 

Sistema de coordenadas horarias

Este sistema de coordenadas nos servirá para ubicar un astro sobre la esfera celeste en un momento determinado.

 

Las coordenadas horarias son dos: horario y declinación.

 

La declinación de un astro se define por el arco de círculo horario contado desde el Ecuador celeste hasta el astro. Esta coordenada es completamente independiente de la posición del observador. Sus valores están comprendidos entre 0º (cuando el astro está en el Ecuador celeste) o 90º Norte o Sur (cuando el astro está en el Polo celeste Norte o Sur respectivamente). Por poner un ejemplo, la estrella polar, que está en las inmediaciones del Polo Norte celeste, tendrá por tanto una declinación muy próxima a 90º Norte.

 

El horario, al contrario que la declinación, es una coordenada dependiente de la posición del observador. Teniendo en cuenta lo expuesto, el horario de un astro respecto a un lugar, que llamaremos horario del lugar de un astro, es el arco de Ecuador contado desde el meridiano del lugar hasta el círculo horario que pasa por el astro. El horario se puede medir de 0º a 360º hacia el W ( lo que se llama horario astronómico) o de 0º a 180º hacia el W (horario occidental, que coincidirá con el astronómico) o hacia el E (horario oriental). De esta forma un astro que esté sobre el meridiano superior de un lugar tendrá un horario de 0º grados, 12 horas después se encontrará sobre el meridiano inferior del lugar y tendrá por tanto un horario de 180º.

 

En el esquema que os hemos hecho aparecen los elementos de la Esfera celeste  y las coordenadas ecuatoriales horarias que hemos tratado.

 

Sistema de coordenadas ecuatoriales horarias. Fuente: Escuela de Navegación Principado de Asturias.

 

En la siguiente entrada sobre Astronomía Náutica os explicaremos cómo obtener el valor del horario del lugar y la declinación de un astro en un instante cualquiera gracias a la inestimable ayuda del Almanaque Náutico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *